26 enero 2008

¿Tan mayores nos estamos haciendo?

A pesar de que los autores del bloj este somos unos yogurines con todas las letras, también nos vamos haciendo mayores. Y como uno vive en su mundo de fantasía musical donde la década de los 80 fue sólo un mal sueño, pues estos últimos años de revival ochentero me han resbalado cosa fina, a pesar de saber que ahí fuera la gente está escuchando como loca discos viejos de esa maldita época.

Lo habitual en mi dieta es el setenterismo con muchos riffs à la Zeppelin, el noventerismo grunge y el noventerismo más pop con sus ruiditos y las guitarras más comprimidas imaginables y una buena dosis de rarunismo. Y de vez en cuando escucho electrónica, aunque procuro no pasarme, que luego uno acaba en su casa alabando el minimalismo y las influencias de la electroacústica seminal checoslovaca mientras escucha con mucha atención al motor de su nevera hasta que su madre le saca del error de una buena colleja. También escucho bastante pop y rock español de los noventa, aunque aún estoy un poco verde en el tema. Y progresivo, últimamente escucho bastante más progresivo del que solía hace un par de años. Y...

Pues eso, que de hace un par de años a ahora se ha puesto de moda el revival setentero, me ha dado en todo el gusto y he sido quizás un poco más feliz porque han salido discos muy muy buenos que no tenía. Y así me iba la vida, hasta hace unos días, que es cuando la realidad se encargó de darme una buena hostia con la mano abierta: descubrí el Carnavas de Silversun Pickups -no sé quién me lo recomendó, gracias- y me pareció cojonudo. Y como las canciones me sonaban decidí mirar en internet a ver de qué año era ese disco y quienes eran los responsables. ¿Y qué tiene de malo eso? Seguid leyendo:

El disco es los noventa guitarras saturadas, voces bonitas, ruidito- en estado puro y aunque algún purista se me vaya a echar encima con ánimo de morderme el cráneo voy a decir una cosa: está a la altura del Siamese Dream de los Machin Pankis Smashing Pumpkins. Hala, ya me he quedado tranquilo. ¿Sabéis que es lo malo del asunto? Que el disco no tiene ni año y medio y que esa música dejó de estar en la cresta de la ola hace ocho años y ya podemos hablar de un revival noventero. Que estamos ya en 2008, joder. Y que los que han entrado este año a estudiar a mi facultad me parece que huelen a Nenuco. Y que yo ya puedo hablar con mi padre de música.

No somos nadie.


Silversun Pickups - Well Thought Out Twinkles
Imagino que lo de la bajista de carnes prietas es sólo una coincidencia...

1 comentario:

Sergio dijo...

Bueno, no suenan mal, aunque la gran pena de estos grupos es que luego en directo dan un poco de pena (generalizo, no he escuchado a estos).