01 abril 2007

Una cuestión de ciudadanía

Esto no tiene que ver con la música, pero sí con la conciencia ciudadana activa, algo que nos compete a todos, y con la culturilla en general. Las bibliotecas, las mediatecas, videotecas y fonotecas son lugares de esparcimiento de la cultura, no atentados contra ésta. Es el considerar todo como una mercancía lo que es un atentado contra las expresiones culturales, especialmente las menos favorecidas por el tinglado comercial que son siempre las primeras en caer del barco cuando éste se hunde. El canon es un bloqueo a la producción y consumo de cultura, no una protección. El lector de biblioteca no es un pirata. Defendamos las bibliotecas y el modelo español. No a la condena de la Unión Europea, muy timorata para estas cosas. No al préstamo de pago. No nos da la gana, porque nos gusta leer.

1 comentario:

Demasiado Indie dijo...

Lo que faltaba, ahora SÍ que se decidirá la gente a pillar un libro de una puta vez